Relactador de leche
Relactador de leche - comprar online
Relactador de leche en internet
Relactador de leche - Alice in Momland
Relactador de leche - tienda online

Relactador de leche

$17.790

3 cuotas sin interés de $5.930
10% de descuento pagando con Transferencia o depósito bancario
Envío gratis superando los $85.000
Entregas para el CP:

La relactación es un proceso para volver a amamantar al bebé, es decir, para que vuelva al pecho cuando, por algún motivo, se le tuvo que dar mamadera.

El relactador de Ormaternity es una gran herramienta para lograrlo y fue diseñado para garantizar la alimentación complementaria del bebé durante la lactancia. Sirve para que el bebé pueda tomar leche del pecho, aún cuando la mamá tenga dificultad para hacerlo de manera independiente.

Este sistema está compuesto por un recipiente donde se pone la leche (materna o de fórmula) y una sonda que se dirige al pezón de la mamá y una cuerda para atarlo al cuello. De esta forma, cuando el bebé succiona el pecho, va tomando la leche a través de la sonda, y también se estimula el pecho para que aumente la produccion de leche.

Está pensado como una solución provisoria hasta que el bebé pueda alimentarse exclusivamente del pecho. Sin embargo en los casos en que, por algún motivo, no sea posible, el relactador puede ser utilizado durante todo el período de lactancia. Recomendamos siempre consultar con un profesional.

¿Cómo se usa?
1- Pasa el cordón por el agujero de sujeción que se encuentra en la base del recipiente y hacé un nudo para poder colgartelo del cuello.
2-Llená el recipiente de leche materna o leche de fórmula y cerrá la tapa.
3-Colocá la sonda en la tapa y luego pasarla por el agujero de sujeción.
4-Colocá el cordón alrededor del cuello y regulá la altura.
El relactador quedará hacia adelante y lo podrás ubicar entre tus pechos.
5-Colocá la sonda sobre el pezón y pegala con una cinta hipoalergénica.
6-Ubicá el bebé panza con panza y asegurá la correcta prendida tanto al pecho como a la sonda.

 

Recomendaciones:
-Esterilizar antes del primer uso. Repetir esto periódicamente.
-Higienizar la sonda luego de cada uso utilizando una jeringa pequeña llena de agua para liberar las partículas de leche que puedan quedar adentro.
-Cambiar la sonda periódicamente.